La sensibilidad del agua

La sensibilidad del agua

1º de julio, 2016

1

Desde el primer estadio de vida, el embrión humano crece y se desarrolla en un medio acuoso, el líquido amniótico. La proporción de agua que hay en un cuerpo humano adulto es de aproximadamente el 70%. También en la naturaleza vivimos rodeados de agua. Curiosamente, se calcula que el 70% de la superficie del planeta está cubierto de agua. Por todas partes el agua manifiesta su inmanencia: agua de lluvia, de manantiales, lagos, ríos y mares. El agua flota en la atmósfera en forma de nubes, o de niebla. La nieve en las montañas y el hielo de los polos son también agua.

Masaru Emoto, médico naturista nacido en Japón, comenzó su investigación del agua un poco antes de la década de los noventa. En conjunto con el Dr. Lee H. Lorenzen (bioquímico de la Universidad de Berkley, California), comenzó a experimentar con un Analizador de Resonancia Magnética, que en ese momento se usaba en EEUU para la homeopatía. Preocupado por la contaminación ambiental del agua, buscaba una forma de evaluar su calidad. Sus investigaciones lo llevaron a congelar diversas muestras, para luego fotografiar sus cristales. Esas extraordinarias fotografías están editadas en su libro “Los mensajes del agua”.

aguas

Su investigación le permitió llegar a unas extraordinarias conclusiones: el agua estaba viva y tenía sensibilidad. Palabras, sonidos y pensamientos podían influir en la forma de sus cristales generando figuras de increíble belleza o totalmente caóticas, dependiendo del tipo de influencia que recibieran. De aquí surgieron implicaciones todavía más trascendentes: si nuestros pensamientos y emociones (así como las palabras que pronunciamos) actúan sobre las moléculas de agua, esto demostraría que la conciencia puede afectar a la materia.

Las declaraciones de Emoto han suscitado reacciones muy diversas, algunas muy entusiastas y otras duramente reprobatorias. La principal objeción es que sus métodos de investigación no se ciñen al método científico y por tanto, sus conclusiones no pueden ser avaladas por la comunidad científica. Pero ningún científico de los que gozan de amplia aceptación y renombre en las instituciones de investigación se ha interesado en replicar una investigación que apoye o contradiga las afirmaciones de Emoto.

4

No obstante, y de probarse que esas afirmaciones fueran verdaderas, la conclusión más inmediata es la siguiente: si el agua tiene sensibilidad ante la energía de las emociones y las palabras que se le dirigen, si somos casi un 70% de agua y estamos hechos de células inteligentes y sensibles, ¿somos conscientes del efecto de nuestros pensamientos y palabras hacia nosotros mismos?  ¿Cómo nos tratamos y qué clase de palabras nos auto dirigimos? ¿Cómo creen que reaccionará nuestro cuerpo?

 

2


36 comentarios en “La sensibilidad del agua

  1. Interesante artículo… Creo en la sensibilidad de cada elemento del universo, desde el más pequeño, hasta el más grande, sea considerado ser vivo o inerte… Somos parte de un mismo todo, de una misma energía… 🙂 🙂 Feliz domingo…

    Le gusta a 6 personas

  2. Hola, cuando puedas y quieras pásate por mi blog porque te he regalado el premio Blogger Recognition Award, si quieres recogerlo y seguir regalandolo a tus blog de referencia para expandir su trabajo bloguero hazlo libremente. Hay unas reglas, aunque como verás yo no las he seguido al pie de la letra. Mi intención al otorgarte el premio es mostrarte el respeto que me merece tu trabajo.
    Un abrazo
    Júlia
    https://unashorasdeluz.wordpress.com/

    Le gusta a 2 personas

  3. Nuestro planeta se diferencia de cualquier otro descubierto en tan vasto Universo precisamente por la abundancia e inmanente presencia de ese elemento en toda expresión de vida.
    Sin la inteligencia y sensibilidad intrínseca con la que están dotadas las células, la vida no prosperaría. Como entes eléctricos, con cargas positivas y negativas, es natural que todo se resuma a complejo sistemas interdependientes y que la conciencia intervenga en la materia.
    Bien ha quedado explicado el papel fundamental que desempeña el agua !.
    Gracias por compartir. Abrazos y saludos cordiales !

    Le gusta a 3 personas

  4. Hola Sara querida!!! Pasaba por acá porque hace mucho que no sé nada de vos… y se extrañan tus posteos.

    Espero que todo esté sobre ruedas.
    Deseo leerte pronto.

    Un beso enorme.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Qué alegría leerte, Carolina! Estoy trabajando y escribiendo muchísimo. Me falta tiempo para el blog, pero no me olvido de mis amig@s blogueros. Quizá en vacaciones pueda volver a las andadas. Te debo una visita, para descargar las entregas que me faltan de tu ARCADIA. Gracias por la visita 🙂 Te mando otro abrazote. ❤

      Le gusta a 1 persona

    2. Y las cosas que estás escribiendo van a estar habilitadas para la lectura?! ❤

      Nos estamos leyendo, ARCADIA siempre tiene abiertas sus puertas para vos, querida Sara.

      Abrazote enorme!!! 🙂

      Le gusta a 1 persona

    3. ¡En realidad es trabajo y más trabajo! Escribí un ensayo (sobre el ensayo como género) y un manual de funcionamiento de Bibliotecas.
      Ya me voy a tu espacio: necesito magia y una buena dosis de hemisferio cerebral derecho! Besotes ❤

      Le gusta a 1 persona

    4. 🙂 que interesante lo del ensayo sobre el ensayo como género. Y siempre quise saber como funcionaba una Biblioteca, que buena onda lo del manual de funcionamiento. 😮

      Le gusta a 1 persona

Si quieres, comparte un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s